Secciones

martes, 3 de junio de 2014

Del verbo AMAR

Estos días han sido un poco complicados. Es como si fuerzas internas lucharan dentro mío. 
Siempre antes de un gran cambio surgen dudas, obstáculos, hasta cosas que te hacen perder la razón y la realidad de la situación. Se siente que las fuerzas negativas quieren triunfar sobre tu espíritu y arrancarte la luz y la felicidad que puedes llegar a conseguir con ese cambio.
Uno de estos días, después de una discusión, llegue a casa desolada, sin ánimos de nada. Entré a ver cosas en Internet pero sin una meta, solo despejarme, y entre tantas cosas encontré este relato que transcribo a continuación:

"Un esposo fue a visitar a un sabio consejero 
y le dijo que ya no quería a su mujer y que pensaba separarse.



El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra:

ÁMELA, y luego calló.
Pero es que ya no siento nada por ella.
Ámela, repuso el sabio.
Ante el desconcierto del hombre, el sabio agregó lo siguiente:
Amar es una decisión, no un sentimiento. Amar es dedicación y entrega.
Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor.
El amor es un ejercicio de jardinería:
Arranque lo que hace daño.
Prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide.
Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvias.
Mas no por eso, abandone el jardín.
Ame a su pareja, es decir: acéptela, valórela, respétela, 
dele afecto y ternura, admírela y compréndala.
Y eso es todo: ámela."



Me puse a reflexionar sobre esto. Es tan cierto! El sentimiento de enamoramiento sucede en la adolescencia, ese "amor" irrefrenable, que nos hace perder la razón, se siente cuando no somos conscientes  Cuando uno está en pareja, es un trabajo de cada día mantener la llama del amor que nos hizo unir a esa persona. Y es un trabajo de lo más lindo... Enamorar a esa persona, cuidarla y cuidar la pareja. Uno decide cada día ser parte de este amor que creamos en conjunto con esa persona que tenemos a nuestro lado. 
Pueden surgir peleas, como las malas hierbas, pero si se trabaja en conjunto, entro los dos pueden sacar esos obstáculos que la vida nos pone en medio. Pero es una decisión de amar, de entregarse a ese ser.
Si una vez, al comienzo de la relación, nos dio alegría y amor, nos dio luz en nuestra vida, es por que decidimos que esa luz entrara a ser parte nuestro y es una decisión que esa luz siga llameando.

Díganme... que no les hace ilusión ir cuidando de ese amor? De decidir enamorar cada día a su pareja? Ponernos bonitas para él, hacerle regalitos simpáticos cuando llega del trabajo, llenarlo de mimos... A mi me llena de energías pensar en eso. Me hace bien A MI y si yo estoy bien, todo a mi alrededor va a estar bien y va a brillar como yo. Y así es como contagiamos a nuestra pareja a amarnos también y decidir estar a nuestro lado. El amor es contagioso entre dos seres que deciden elegirse mutuamente.

Les deseo una muy buena semana y me gustaría recibir notas de ustedes, su visión de las cosas, sus sentimientos, sus reflexiones... Manden un mail a gabytc2@gmail.com.ar con sus notas y así iremos creciendo entre todos y ayudándonos mutuamente, como a mi me ayudó este relato. 



Muchos besos... Ga!