Secciones

martes, 15 de abril de 2014

Ceder, ceder, ceder


Ceder, mi tiempo, mi espacio, mi vida, mi forma de ser. Ceder, para sobrevivir o para agradar, pero siempre ceder.
Callé broncas,silencié mi corazón, apague mi mente, me convertí en una muñeca de mi propio juego y perdí. Perdí de vista quién soy y no supe salir del laberinto de decisiones que me llevaron tan lejos de mi meta.
Me canse de dar y dar y dar todo de mi, me canse de ceder. 
Fui una muñeca, silenciosa,callada, un objeto decorativo, sin pensamientos, sin acciones... Y me odié por serlo.
Me transformé en guerrera,fuerte,revolucionaria, una amazonas... Y me cambiaron por una muñeca de porcelana.
Fui sumisa, servicial, una lady perfecta, delicada, amante y femenina.... Y prefirieron una amazonas.

Termine usando los más bajos instintos, sexual, puramente sexual, sin sentimientos, fría y distante... Y volví a odiarme por ello, no era lo que deseaba.
Fui muchas cosas que no quise, cedí cada vez más hasta perderme, perderme en un cosmos, un agujero sin sentido. Y una y otra vez me pregunto quién soy?, cuál de esas mujeres es la que en verdad soy? o quién quiero ser?
Alpasar el tiempo me di cuenta que una cosa me salvará de perderme otra vez: NUNCA MÁS CEDER, NI TIEMPO, NI ESPACIO, NI MIS SENTIMIENTOS.



SER SOLO YO... GA!